Oceanus Gaditanus de Alfredo Mederos Martín y Gabriel Escribano Cobo.

gaditanus

Colección Thesaurus arqueología

Sinopsis: Está constatada la explotación de la púrpura y de la pesca por parte de los primeros fenicios instalados en Málaga, Cádiz y Huelva desde los siglos X-IX A.C.,procesodecolonizaciónqueafectóalascostasdelaPenínsula Ibérica,como mínimo, entre Alicante y Lisboa en Portugal, al igual que en el Norte de Marruecos en Lixus, junto a la actual Larache, que les otorgó el control del Estrecho de Gibraltar y la salida alOcéano. Desde estos puertos en el Atlántico, Cádiz,Huelva,Ayamonte, Tavira, Lisboa o Lixus, se debió explorar hacia el Sur la costa africana, buscando primero materias primas como el marfil de elefante, e identificando pronto la presencia en el Sur de Marruecos y Canarias de la Stramonita haemastoma para la elaboración de la púrpura rojo escarlata, islas que identificamos con las Purpurarias, o que el oro aluvial ascendía por rutas terrestres desde los ríos Senegal y Gambia. Esta frecuentación supuso la aparición de asentamientos ocupados temporalmente como el islote de Mogador, la actual Essaouira, al menos entre los siglos VII-VI a.C. o el descubrimiento de la riqueza pesquera entre la bahía de Agadir y las Islas Canarias por la presencia del Banco Pesquero Canario-Sahariano, sin necesidad de descender a la costa del Sahara Occidental entre Cabo Bojador y Cabo Blanco. Con el abandono de Mogador a finales del siglo VI a.C., debió producirse un primer asentamiento estable de población en las Islas Canarias, que tenemos al menos confirmado en Lanzarote y Tenerife. Durante la hegemonía de Cartago se fueron produciendo distintas exploraciones de la costa africana, los periplos de Hannón u Ofelas, vinculados en parte a la búsqueda de las fuentes productoras del oro aluvial para poder pagar el ejército mercenario cartaginés. Finalmente, con la instauración de un patrón monetal de oro en Roma por Augusto, se precipitó una nueva colonización de las Islas Canarias, intensificándose la guerra contra los Cántabros y Astures,dirigida por Augusto entre el 26-25 a.C.,explorándose la ruta al oro africano desde el Mar Rojo con la campaña de Elio Galio entre el 25-24a.C. y finalmente,con la cesión por Augusto del reino mauritano a Juba II, a finales del 25 a.C.  inicios del 24 a.C., le encargó la inmediata exploración de la fachada atlántica norteafricana.

Sobre los autores:  Alfredo Mederos Martín Es Doctor en Prehistoria por la Universidad de La Laguna, de la que fue Becario de Formación de Profesorado. Amplió estudios postdoctorales en el Department of Archaeology, University of Bristol y en el Institute of Archaeology, University of Oxford. Posteriormente se incorporó como Investigador Contratado en el Departamento de Prehistoria de la Universidad Complutense y después como Profesor Ayudante Doctor en el Departamento de Prehistoria y Arqueología de la Universidad Autónoma de Madrid, donde actualmente es Profesor Titular de Prehistoria. Paralelamente ha realizado parte su investigación en cuatro cursos académicos como Research Assistant en el Department of Anthropology, University of Harvard.

Gabriel Escribano Cobo Es Licenciado en Geografía e Historia por la Universidad de La Laguna, además ha obtenido otras titulaciones en Náutica. Amplió estudios en arqueología subacuática en el Museo Nacional y Centro Nacional de Arqueología Submarina en Cartagena y en el Centre d’Arqueologia Subaquàtica de Catalunya, realizando su Tesis de Licenciatura sobre Arqueología Subacuática en Tenerife. Ha codirigido varios proyectos de investigación en las Islas Canarias y publicado numerosos libros y artículos, con especial interés en el poblamiento de Canarias.