Me he batido por España. Sobre el patriotismo, de Nicolás Estévanez

 

espa

Thesaurus

 

Sinopsis:

En los últimos años,se tiende a presentar a Estévanez como uno de los precursores del primer nacionalismo canario, corriente ideológica de carácter emancipadora
inspirada en los movimientos de liberación latinoamericanos. Estévanez, es considerado hoy por la propaganda cultural de Coalición Canaria, como precursor de ese nacionalismo, aunque no apoyara nunca el nacionalismo burgués, ideología
dominante en Europa y España durante la expansión imperialista del siglo XIX. En el caso de Cuba, Estévanez defendió su emancipación, mediante la realización de un plebiscito en aplicación del derecho de autodeterminación, pero su mayor aportación a las señas de identidad del nacionalismo es el Canto VII de su poema «Canarias», la alegoría del almendro, símbolo de una patria que Estévanez considera es “la impalpable sombra” del árbol mítico que cobija a todos los isleños. También aporta Estévanez otras ideas, comunes a su coetáneo Secundino Delgado: el ensalzamiento del aborigen canario, tan común al romanticismo de la época, la unidad del Archipiélago como región diferenciada y la africanidad de las Islas. Pero Estévanez no fue nunca independentista, en ningún momento de su vida. En esencia, como tantos hombres de su tiempo, fue un republicano federal, un hombre que creía en un destino diferente para España, a la que la monarquía tradicional solamente podía traer desastres.

 

Sobre el autor:

Nació en Las Palmas de Gran Canaria en 1838. Tras pasar su primera
juventud en Tenerife, ingresó en la Academia de Infantería de Toledo en 1852 y luego participó en la guerra de África de 1859-1860; sus acciones le valieron la concesión de la Cruz Laureada de San Fernando. Posteriormente tuvo varios destinos en la Península, Santo Domingo y Cuba, hasta que abandonó el Ejército por su oposición a los fusilamientos de estudiantes de 1871. Participó en La Gloriosa, en la insurrección republicana de 1869 y fue encarcelado. Durante la Primera República
Española fue diputado, gobernador civil de Madrid y ministro de la Guerra en el gobierno de Pi y Margall. Adscrito al republicanismo federal, su vida y obra se caracterizaron por la coherencia en la defensa de sus ideales y por su unión y preocupación por Canarias. Con la Restauración partió al exilio y residió en Portugal, Cuba y Francia. Repitió como diputado en 1903-1905.
Además de político, revolucionario y militar, desarrolló una amplia actividad literaria, principalmente como poeta. Falleció en París en agosto de 1921.