Mirando a César de Rubén Armiche.

Colección: Archivos de la Fundación Cine+Cómics

Sinopsis:

César Manrique nació en arrecife, Lanzarote en 1919. Artista plástico polifacético que hizo realidad la utopía de cambiar una isla uniendo conceptos como naturaleza, arte y turismo realizando intervenciones en el paisaje de indudable valía: jameos del agua, mirador del rio, el restaurante el diablo, Lago Martiánez, el jardín de cactus, su casa de Tahíche (sede de la fundación que lleva su nombre).

Pero este cómic de Rubén Armiche «Mirando a César» va más allá del elogio al artista. Es una biografía compartida con las «miradas» de la gente que con incredulidad o ilusión vieron crecer el sueño de hacer de Lanzarote, un lugar único. Una reflexión sobre la clase política del momento y las desigualdades sociales y territoriales vividas.

Se muestra, en cada viñeta, la gran capacidad de Manrique para motivar y estimular los talentos de sus ayudantes: Jesús Soto, Luis Morales, «Toñin» y otros nombres rescatados del olvido mediático y que recogen estos doce relatos de vida.

Millares, Chirico, Felo Monzón, Andy Warhol, Stella, Fernando Higueras, Néstor de la Torre etc. Nombres propios, presentes en este libro, que configuraron el camino de este artista irrepetible que debe ser referente estético y ético de las próximas generaciones.

Sobre el autor:

Rubén Armiche Benítez Padrón

Nace en Las Palmas de Gran Canaria en 1973. Cursa estudios desde los diez años en la Escuela Lujan Pérez para, posteriormente, dar clases con el pintor Juan Guerra. En 1999 se licencia en Bellas Artes en la Universidad de La Laguna. Su trayectoria ha tocado multitud de facetas, todas relacionadas con la creatividad y el arte: pintura, escultura, ilustración, escenografías, cortos de animación, realización de espectáculos, mapping, didáctica y, como no, guionista e ilustrador de cómic.

El cómic le ha permitido contar historias desde muy temprana. En esta, etapa temprana, experimenta y crea historias con referentes como: Quino, Ibañez, Peyo, Moebius, Goscinny, Vicente Segrelles, Hergé, Brian Bolland, Eisner, Juan Gimenez López y muchos más. Es premiado en varios certámenes de cómic que le estimulan a seguir y a conocer a los “comiqueros” canarios de esa generación.

En 2001 publica en el periódico La Opinión varios relatos propios, de la mano de Patricio Ducha Avidez, El vuelo y ¿Sueños?

Después llegarían las publicaciones con guion propio como El comic de La Bajada, historia de una tradición (2005); El comic de El Garoé, un viaje en el tiempo (2006) y El guardián de La Cascada (2007).

Otros dos cómics esperan ser publicados: La manta mágica, historia de Tegueste y El cómic del Carnaval de Tenerife. Estos trabajos siempre fueron realizados con óleo, una técnica laboriosa y lenta.

En 2018 decide retomar de nuevo el cómic partiendo del blanco y negro, estimulado por el Salón del Comic de Santa Cruz y Ediciones Idea. Una propuesta arriesgada y diferente es Mirando a César.