‘Los Barmecidas’, de José Viera y Clavijo

Sinopsis:

Obras Completas
de Viera y Clavijo

Sinopsis:

Viera y Clavijo realizó esta traducción-recreación de Les Barmécides de Jean-François La Harpe en 1795, dieciocho años después de haber conocido en 1777 al escritor francés en París y haber sido testigo en 1778 de la ruidosa polémica generada en torno a la calidad literaria de la composición dramática y a la falta de verosimilitud de su argumento.

La controversia fue promovida especialmente por algunos periodistas del Journal de Paris como consecuencia del temperamento insolente de La Harpe, quien se había granjeado muchas enemistades por sus críticas zumbonas.

Se trata de una tragedia de carácter político, que se desarrolla en Bagdad, a principio del siglo IX, en la corte de Harún al-Rashid, o Aarón el Justo, y su visir Giafar el Bar-mecida, personajes recurrentes en los cuentos de Las mil y una noches. El tema sobre el que gira la obra es la oposición entre los intereses personales y los del Estado.

El desenlace final apunta a la generosidad de espíritu en la toma de decisiones por ambas partes en la búsqueda del bien común.

Sobre el autor:

José de Viera y Clavijo nació en el Realejo Alto (Tenerife) el 28 de diciembre de 1731. Educado en el convento de Santo Domingo de La Orotava, adquirió los conocimientos propios de la carrera sacerdotal, ordenándose presbítero en 1756. Al año siguiente, se traslada a La Laguna, como capellán de coro de la iglesia de Los Remedios. Posteriormente se integra en la tertulia ilustrada del marqués de Villanueva del Prado. En ese ambiente se acentúan sus ideas enciclopedistas, que le acompañarán a lo largo de toda su vida.

A finales de 1770, marcha a Madrid para publicar su Historia de Canarias y entra al servicio del marqués de Santa Cruz, como ayo de su hijo, el marqués del Viso. En 1774 es admitido como académico de la Historia. Entre 1777 y 1778 viaja por Francia y Flandes y, entre 1780 y 1781, por Italia y Alemania. En 1782 se le designa arcediano de Fuerteventura en la catedral de Canarias. Regresa al Archipiélago en 1784 y empieza a redactar, a partir de finales de la década de los 90, su célebre Diccionario de Historia Natural de las Islas Canarias, entre otras obras de carácter científico y literario. Fallece en Las Palmas el 21 de febrero de 1813.

Esta obra ha recibido una ayuda a la edición del
Ministerio de Cultura y Deportes